Universidad ORT Uruguay

Proyecto de Mejora de la Enseñanza en Línea

volver

Fichas prácticas para la docencia en línea

Grabar videos o audios explicativos

Clasificación

ENSEÑAR

  • Duración Corta
  • Dificultad Baja
  • Participantes Docentes

Claves para el éxito

  • Buscar el lugar y momento adecuado para grabar los videos. Es importante que sea un espacio silencioso, bien iluminado y en el cual no haya interrupciones.
  • Mantener la duración del video debajo de los 10 minutos.
  • Guionar el video o, aunque sea, realizar un punteo de los temas a tratar.
  • Involucrar a los estudiantes en la producción de los videos. Por ejemplo, transferirles la responsabilidad de la preparación, grabación y edición.
  • Siempre que se utilice un video, adjuntar una guía de visualización para involucrar activamente a los estudiantes.
  • Respetar, en todo momento, la protección de la imagen del entrevistado. Resulta fundamental gestionar los permisos correspondientes.

Según Edgar Dale (1946) recordamos el 10 % de lo que leemos, el 20 % de lo que oímos, el 30 % de lo que vemos, el 50 % de lo que vemos y oímos, el 70 % de lo que verbalizamos y el 90 % de lo que verbalizamos y hacemos.

Tanto los videos como los audios explicativos son herramientas que potencian las posibilidades de apropiación del conocimiento, por parte de los estudiantes.

¿Qué puedo hacer?

Para grabar videos explicativos o aclaratorios, y utilizar todas las funcionalidades de las aplicaciones –por ejemplo, Zoom, Meet o Quicktime–, se puede comenzar una sesión sin participantes y grabar una captura de pantalla del escritorio, con la cámara encendida.

El video resultante puede subirse luego a YouTube, de forma oculta. Luego, en Aulas, puede colocarse el enlace, para que el estudiante visualice el video previo a la clase. Incluso en esta situación, existen buenas prácticas derivadas del concepto de aula invertida.

El docente prepara material que sube a la plataforma de gestión de aprendizajes –en nuestro caso, Aulas–. Asimismo, el estudiante trabaja con el material previo a la clase y en la actividad sincrónica se dedica a realizar tareas en las que debe interactuar con sus pares y aplicar lo aprendido –en forma asincrónica– a nuevas situaciones.

Esta modalidad de enseñanza se ha popularizado en los últimos años en al ámbito universitario, y se han realizado diversas investigaciones respecto a su potencialidad, impacto y diseño. De las mismas recogemos los siguientes consejos:

Videos y audios instruccionales

Si se utilizan videos o audios para explicar un tema, los mismos deben tener una duración máxima de 10 minutos. Pasado ese tiempo, los participantes comienzan a fluctuar en su capacidad de prestar atención. Si el tema a exponer es demasiado largo, lo mejor es dividirlo en secciones y grabar varios videos –de hasta 10 minutos de duración–.

Los videos deberían estar acompañados de algún tipo de guía de visualización. Esta puede ser:

  • una serie de preguntas o problemas a resolver, que se conecte directamente con lo expuesto sobre el tema.
  • una serie de actividades, tales como poner información en orden, completar la información faltante, resumir un texto, responder preguntas de múltiple opción, verdaderos o falsos, o de correlación y emparejamiento al estilo de las que aparecen en la función “cuestionarios” de Aulas.
  • una secuencia de tareas para que el estudiante aplique lo aprendido, como categorizar elementos, clasificar información en grupos –y dar a cada uno de dichos grupos un título–, presentar la información del video en formato ilustración –a través de mapas conceptuales, diagramas e, incluso, dibujos y bocetos–, por ejemplo.

Para filmar los videos o grabar los audios, se recomienda poner la computadora sobre una superficie firme. También utilizar un micrófono y auriculares, durante la grabación, como forma de minimizar los ruidos externos.

Asegurarse de que durante la filmación no haya interrupciones.

Siempre visualizar los videos o escuchar los audios, una vez grabados, para evitar sorpresas.

Cápsulas

Las cápsulas son videos cortos, de 3 a 5 minutos, sobre un tema. Pueden ser grabados por el docente o por expertos –a solicitud del profesor– y se centran en presentar o explicar un concepto en detalle.

A diferencia de los otros videos, estos son más concretos y focalizados. Como no se graban en las condiciones óptimas, es necesario tomar en consideración que, para los expertos externos, habrá que dar algunas pautas para que el video que nos envíen sea útil.

Las cápsulas deben ser cortas y amenas. Muchas veces es mejor contar una anécdota ilustrativa, que dar una explicación detallada. Si el tema es muy complejo, pensar en una secuencia de cápsulas en lugar de una sola.

Como todo video, la cápsula debe tener una guía de visualización u otra actividad que dinamice la visualización, de forma que los estudiantes puedan manipular y apropiarse de los contenidos.

Entrevistas a expertos

Finalmente, se puede solicitar a expertos en el área que nos permitan entrevistarlos –gestionando previamente la debida autorización y dando a los entrevistados la posibilidad de acceder al video y verificar su conformidad con el mismo–.

Pensando siempre en dinamizar la interacción entre los docentes y los estudiantes, se podría trabajar un documento de Google, con todo el grupo, en el cual se apunten las preguntas que vayan surgiendo sobre el tema a abordar por el experto.
Luego de generadas varias preguntas, los estudiantes deberían priorizar aquellas que resultarían centrales en una entrevista sobre el tema. El docente, después, podrá utilizar esas preguntas para desarrollar la entrevista. Alternativamente, los estudiantes tendrán la oportunidad de entrevistar al experto, en forma sincrónica, utilizando sus preguntas.

Si la entrevista es grabada y no sincrónica, considerar hacerle algunos agregados. Por ejemplo, habilitar la subtitulación automática al subirlo a YouTube o Vimeo. Asimismo, en el caso de entrevistas grabadas, anexar una guía de visualización.

Para saber más

Flecha apuntando hacia arriba