Mano con un celular y detrás una computadora
Ideas clave para el aprendizaje

¿Qué podemos hacer los profesores cuando percibimos problemas de salud mental en nuestros estudiantes?

El artículo “Making Mental Health More Visible in Your Course”, publicado en Faculty Focus, presenta una problemática cada vez más frecuente entre los estudiantes universitarios. Estrés, ansiedad, angustia y falta de motivación son algunos de los estados que reportan varios estudios internacionales.

Si bien nuestro rol como docentes no es profundizar e intentar resolver las situaciones complejas de los estudiantes, una estrategia viable —que plantea el autor de este artículo— es simplemente estar allí como una opción confiable, para que los estudiantes se comuniquen.

Esto implica mostrar empatía, ayudarlos a encontrar formas para cumplir con los requisitos académicos del curso, o remitirlos a profesionales especializaos cuando sea necesario.

Como docentes, y sobre todo después de la pandemia, desarrollar un entorno que priorice la salud mental y el bienestar es clave. De hecho, debería ser abordado varias veces y de múltiples maneras a lo largo del semestre. 

“Making Mental Health More Visible in Your Course” presenta ideas específicas con ejemplos concretos que podrían implementarse en las clases:

  1. Crear una actividad o tarea para romper el hielo, donde los estudiantes compartan sus problemáticas. Puede hacerse en persona, sincrónicamente en línea, asincrónicamente online (por ejemplo, a través de un foro de discusión) o incluso en un salón de clases híbrido como HyFlex®.
  2. Desarrollar una actividad donde se le indique a los estudiantes crear una infografía personalizada de "rutina de autocuidado", para compartir con la clase. En el artículo original se puede visualizar ejemplos de infografías estudiantiles sobre estrategias para mejorar la salud mental.
  3. Comunicarse con los estudiantes periódicamente para analizar su progreso durante el curso (se sugiere ver el ejemplo de plantilla de mensaje en el artículo original). Es probable que no todos respondan, pero iniciar el contacto es muy útil. La mayoría quizás señalará la cantidad de trabajo o responsabilidades que tienen. Por lo cual, a veces, se necesitarán varios correos electrónicos de ida y vuelta para que los estudiantes se abran. 

Accedé al artículo completo