Mano con un celular y detrás una computadora
Docencia online

Las promesas y los límites de la educación superior online

Interesante y actual investigación que discute los aportes que la formación en línea le puede ofrecer a la educación universitaria.

La educación en línea se ha incrementado en los últimos tiempos y muchos estudiantes están viendo las ventajas y las posibilidades que esta modalidad presenta. Pero, ¿la educación en línea puede sustituir a la educación presencial? ¿O es una manera de ampliar el acceso a los estudiantes que, de otra manera, no habrían tenido esa posibilidad?

Una revisión de la investigación existente sobre este tema proporciona evidencia de que la educación en línea puede ampliar el acceso a la universidad. La comodidad del aprendizaje en línea es particularmente valiosa para los adultos con múltiples responsabilidades.

Además, el aprendizaje en línea puede ser muy beneficioso para el desarrollo de la fuerza de trabajo, al ayudar a los adultos a regresar a la institución educativa y a completar su educación, que de otra manera no sería posible por sus rutinas diarias.

Desde una perspectiva institucional, la formación en línea permite a las universidades ofrecer programas adicionales. Y es probable que este tipo de cursos se conviertan en una característica cada vez más importante de la educación postsecundaria.

Sin embargo, una revisión exhaustiva de la literatura revela que, en promedio, la calidad del aprendizaje en cursos en línea es menor, en comparación con estudiantes similares en clases presenciales.

Para que los estudiantes puedan beneficiarse de los cursos en línea, se exige que el curso esté muy bien organizado, con altos niveles de interacciones entre pares y entre estudiantes y profesores. Por tanto, mantener estas interacciones requiere que los profesores dediquen una cantidad sustancial de tiempo a lo largo del curso.

Los estudiantes que han participado en cursos en línea donde los profesores mantuvieron una alta interacción, detallaron gran satisfacción debido a que:

  • los profesores publicaron anuncios de manera regular para recordar a los estudiantes acerca de los requisitos y plazos;
  • respondieron a las preguntas de manera oportuna (normalmente, en un plazo de 24 horas);
  • proporcionaron múltiples maneras para que los estudiantes se comunicaran con el profesor;
  • ofrecieron comentarios personales sobre las tareas de los estudiantes; y
  • respondieron a las intervenciones de los estudiantes en los foros de discusión.

Por último, todas estas actividades requieren de un fuerte compromiso y de gran dedicación de tiempo por parte del profesor y de las instituciones, así como el apoyo a los docentes en la utilización de las tecnologías y de las plataformas formativas.


Este material fue elaborado en base a The Promises and Limits of Online Higher Education: Understanding how distance education affects access, cost, and quality, realizado por Di Xu y Ying Xu. De dicho trabajo se seleccionaron y se adaptaron, a la realidad de la Universidad, aquellos elementos claves para la enseñanza online. Acceder al artículo completo (en inglés).