RECURSOS PARA LA DOCENCIA ONLINE

La e-evaluación: similitudes y diferencias entre la presencialidad y la distancia

El material que aquí se presenta aborda los elementos que hay que tener en cuenta para obtener evidencias objetivas de lo que aprendieron los estudiantes. Asimismo, discute la importancia de establecer criterios de evaluación y los beneficios de una retroalimentación efectiva.

La evaluación en línea se rige por los mismos principios que la evaluación tradicional. Por esa razón, es necesario que el docente tenga en cuenta que la evaluación debe estar en coherencia con los elementos claves de la planificación. Por ejemplo, con los objetivos de aprendizaje y las actividades de aprendizaje.

Además, es necesario explicitar a los estudiantes los criterios de evaluación para que, cuando estos determinen sus estrategias de estudio, sus esfuerzos queden alineados con la propuesta educativa del curso.

En la evaluación en línea es importante que el uso de la tecnología sea efectivo y se atienda a las preocupaciones y consultas de los estudiantes. Por tanto, cualquier medio que permita evaluar los logros de aprendizaje de los estudiantes y que les permita avanzar en su proceso de aprendizaje, será de consideración.

Para diseñar la evaluación en línea es necesario tener en cuenta los siguientes elementos:

  • Qué evaluar: el objeto de la evaluación.
  • Cuándo evaluar: el momento en que se la quiere implementar.
  • Los criterios de evaluación: las pautas y los indicadores.
  • Quién evalúa: el docente, los estudiantes.
  • Los recursos tecnológicos: los instrumentos tecnológicos disponibles.
  • El feedback: el tipo de retroalimentación.

Tipos de evaluación

Existen diversos tipos de evaluación. Sobre la base de Online Assessment Tools y E-Rubrica Blog se presenta la siguiente tabla, que los enumera:

 

Según el momento de aplicación
De inicio o inicial Al comienzo del proceso de enseñanza.
Continua o de desarrollo Durante el proceso de enseñanza-aprendizaje.
Final Al final del proceso educativo o después de finalizar una actividad.
Según su finalidad
Diagnóstica o predictiva Para conocer las fortalezas y debilidades de los estudiantes, así como las habilidades y conocimientos previos. Sirve de base para planificar y replanificar el curso.
Formativa Tiene como objetivo monitorear el aprendizaje de los estudiantes para proporcionar retroalimentación. Ayuda a identificar las primeras brechas de aprendizaje, por lo que su finalidad es pedagógica. Es decir, permite adaptar o ajustar la propuesta a las necesidades de aprendizaje de los estudiantes.
Sumativa o final Se diseña y aplica con el fin de valorar si los objetivos de aprendizaje han sido alcanzados (utilización del conocimiento, habilidades y actitudes).
Según el agente evaluador
Autoevaluación El estudiante evalúa sus propias actuaciones, por lo que requiere un nivel de madurez de quien la realiza.
Coevaluación Consiste en la evaluación mutua, conjunta, de una actividad o un trabajo determinado, realizado entre varios estudiantes.
Heteroevaluación La realiza el docente sobre el trabajo, actuación o rendimiento de los estudiantes.

Es importante recordar que cualquiera sea el tipo de evaluación elegida, debe tenerse en cuenta su efectividad. Para ello, la evaluación debe ser:

  • Auténtica: se logra si la evaluación puede ser considerada como desafiante, si está relacionada con situaciones reales y si es importante para el estudiante.
  • Consistente: una actividad de evaluación debe alinearse con los objetivos de aprendizaje. Si se considera como consistente, también será vista como confiable.
  • Transparente: los criterios de evaluación deben ser claros, inequívocos y conocidos por los estudiantes, antes de que comience la tarea o actividad. Estos criterios deben aplicarse de manera consistente a todos los participantes, por lo que la transparencia se asocia a la equidad, como principio de la evaluación.

Cómo diseñar la evaluación

El diseño y la implementación de las evaluaciones guarda estrecha relación con los demás elementos de la planificación. Por esa razón, debe haber una alineación entre:

  • Los objetivos de aprendizaje: se debe tener en cuenta que, para elaborarlos, se recomienda utilizar verbos operativos y redactarlos en infinitivo, de manera de describir la forma y el contexto en que se abordarán los contenidos de ese módulo.
  • Las actividades de aprendizaje: cada objetivo de aprendizaje está asociado a determinadas actividades de aprendizaje y, en consecuencia, de evaluación. En otras palabras, la evaluación es la evidencia de la medida del logro de los aprendizajes, mediados por las actividades y tareas que se han desarrollado a lo largo del curso.
  • Los contenidos abordados: ya que no es posible evaluar aquello que no se ha explicitado en el programa.

La evaluación: la evidencia de los logros

La evaluación refleja si los objetivos de aprendizaje fueron logrados y pondera en qué medida los estudiantes alcanzaron los resultados de aprendizaje definidos para esa actividad de evaluación. En ese sentido, la elaboración de una rúbrica es un elemento que facilita dicho proceso.

En ese sentido, es necesario transformar los juicios sobre la actividad de cada estudiante, en una calificación que refleje el grado de logro de los objetivos de aprendizaje.

En cualquier caso, al momento de diseñar una evaluación en línea –y antes de elegir el recurso más apropiado–, debe tenerse en cuenta qué se quiere evaluar.

En la siguiente tabla, se detallan algunos de los elementos a considerar, a modo de lista de verificación. Cada disciplina deberá adaptar y adecuar estos elementos a su realidad.

  Cumple No cumple
Adquisición de conocimientos    
Aplicación de conocimientos    
Capacidad de escritura    
Creatividad    
Uso de tecnologías    
Producción de un entregable    
Proceso de trabajo para la producción de un entregable    
Capacidad de los estudiantes para trabajar en grupo    
Capacidad del estudiante para trabajar de manera autónoma    
Otros    

Retroalimentación por pares

Se trata de un proceso en el que los estudiantes hacen comentarios y sugerencias a otros compañeros, sobre una tarea o proyecto. Este tipo de retroalimentación incrementa la motivación y la responsabilidad, a la vez que sirve como insumo para la creación de sentido de pertenencia.

En cualquier caso, si es que se desea calificar la actividad, esta debe realizarse sobre la retroalimentación que el estudiante da, basada en los criterios de evaluación.

Por eso, para trabajar con esta herramienta, es necesario proporcionar una rúbrica para que el evaluador tenga claras las pautas para evaluar el trabajo del compañero.

Es útil realizar un entrenamiento previo y brindar a los estudiantes ejemplos de retroalimentación de calidad, de manera que sepan qué hacer y qué evitar.

Usualmente, los estudiantes dan una retroalimentación más efectiva cuando saben que serán calificados por la claridad y la profundidad de sus comentarios, en relación a los criterios establecidos.

Rúbricas

Es un instrumento que permite establecer criterios de valoración, previamente definidos por el docente. Consiste en una grilla donde se enumeran las tareas o contenidos, así como los criterios –entre tres y cinco– que serán utilizados.

Cómo crear una rúbrica:

  • Tener en cuenta el objetivo de aprendizaje planteado para la tarea.
  • A partir de allí, listar las dimensiones a evaluar.
  • Incorporar los niveles de calidad de cada dimensión y los niveles y el puntaje para cada nivel de calidad.

Recomendaciones:

  • Socializar el instrumento con los estudiantes, de manera que sepan de antemano cómo se los evaluará y que estén al tanto de que pueden realizar consultas durante el desarrollo de la actividad.
  • Definir qué tipo de rúbrica se adapta mejor a la valoración de la actividad planteada.
  • La valoración puede ser holística –de la totalidad del trabajo– o analítica –se centran en aprendizajes concretos–. En el primer caso, se obtiene un juicio final cualitativo; en el segundo, se puntúa cada parte y se obtiene una calificación cuantitativa.

Recomendaciones para la evaluación en línea

  • Las instrucciones y las rúbricas deben ser claras y completas.
  • Crear un espacio de preguntas para los estudiantes: por ejemplo, un foro.
  • Utilizar recursos que promuevan los niveles más altos de pensamiento, tales como los casos o las situaciones-problema, que dan cuenta del logro global e integrado de los objetivos de aprendizaje.
  • La retroalimentación es fundamental en la evaluación y, más aún, en la evaluación en línea. Se sugiere brindar comentarios específicos a cada estudiante, que den sugerencias concretas y detalladas. La retroalimentación general es útil cuando hay un patrón de respuestas o cuando se desea hacer comentarios útiles para todos los estudiantes.
  • Es ideal tener un plan para promover la integridad académica. Discutir el plagio y sus consecuencias, en el entorno en línea, con los estudiantes.
  • Diseñar un plan de contingencia para enviar o completar tareas, en caso de problemas tecnológicos.

Recursos de evaluación en línea

Pueden ser sencillos –preguntas de opción múltiple, de respuesta abierta, ejercicios de aplicación de conceptos–, que requieren menos tiempo o esfuerzo para ser calificadas. O bien pueden ser más complejos –situaciones-problema o casos–, que requieran poner en juego los niveles de pensamiento superiores (analizar, aplicar, valorar).

No obstante, en la educación superior, las actividades de evaluación en línea deben procurar la aplicación, el análisis, la evaluación y creación, por parte de los estudiantes, de forma de mejorar el aprendizaje y mantener las expectativas sobre el curso.

A continuación se presentan algunos recursos para desarrollar evaluaciones en línea, que deben ser elegidos y diseñados, de acuerdo al tipo de evaluación que se quiere realizar y a los elementos que se quieren evaluar con la actividad.

La recopilación presentada se ha realizado en base a Weleschuk et al. (2019) y Fuertes & Romeu (2014).

a) Foros de discusión

Son espacios de discusión dentro de una plataforma, donde los estudiantes pueden comentar y responder. Son útiles para discusiones de toda la clase o de subgrupos.

Usualmente, son propuestos con el objetivo de que los estudiantes discutan sobre un tópico, aporten su experiencia o perspectiva personal, complementen las ideas de otros estudiantes, analicen lecturas o casos, entre otras cuestiones.

Al utilizar esta herramienta, es aconsejable:

  • Que el docente mantenga la discusión continua y focalizada en el tema propuesto.
  • Brindar retroalimentación personalizada para facilitar los intercambios.
  • Limitar la cantidad de palabras a utilizar, para fomentar la escritura enfocada y para hacer las discusiones más manejables.

b) Pruebas en línea o pruebas de práctica

Se trata de pruebas o cuestionarios no supervisados, que los estudiantes pueden completar desde cualquier dispositivo. No refieren a exámenes, realizados en una computadora, en un entorno controlado y supervisado, sino a pruebas que ayudan a los estudiantes a prepararlos para otro tipo de evaluaciones. 

Se recomienda:  

  • Familiarizar al estudiante con la herramienta, por eso es aconsejable un uso frecuente.
  • Utilizar preguntas claras.
  • Usar las herramientas que se encuentran dentro de las plataformas, que eviten la tentación de hacer trampas, como por ejemplo, el orden aleatorio de las preguntas.
  • Diseñarlas de tal forma que evalúen el aprendizaje profundo, por lo cual los estudiantes podrán consultar recursos web, textos o apuntes de clase.
  • Dar retroalimentación formativa como pistas y brindar la posibilidad de múltiples intentos por pregunta, para asegurar que los estudiantes aprendan a partir de la realización de la prueba. 
  • Al final del cuestionario, incluir preguntas de autoevaluación y/o reflexivaso.

c) Ensayos, evaluaciones escritas, proyectos

Las evaluaciones escritas cortas pueden ser usadas para promover la calidad y la creatividad de los estudiantes. 

  • Se pueden publicar en un blog, por ejemplo, o ser publicadas en foros para propiciar el aprendizaje entre pares. 
  • Para su escritura, se recomienda que el docente brinde una guía con instrucciones claras para la presentación del escrito, detallando lo que se espera del mismo. 
  • Es aconsejable proveer al estudiante de bibliografía u otros recursos para desarrollar el trabajo. 
  • Los comentarios de retroalimentación generales durante el trabajo de escritura pueden ayudar tanto a aquellos estudiantes que plantean dificultad, como a aquellos que no la tengan.

Los proyectos de mayor extensión pueden ser estructurados como evaluaciones acumulativas, divididos en fases y aportando retroalimentación formativa en cada una de ellas, para mejorar el producto final y asegurar el aprendizaje profundo. 

La retroalimentación, además, puede ser dada a partir de anotaciones en el trabajo del estudiante, mediante audios o videos. 

d) E-portfolios

Son compilaciones electrónicas de trabajos. Pueden ser utilizados para demostrar el desarrollo de habilidades, la reflexión y las evidencias del aprendizaje, al mostrar el mejor trabajo de los estudiantes.

Si se desea trabajar con este tipo de evaluación, es preciso plantear la herramienta desde el principio del curso, para estimular a los estudiantes a trabajar con empeño.

Es útil incorporar la autoevaluación, además de la revisión entre pares o algún elemento de interacción colaborativa, ya que permite nuevas visiones a partir del trabajo de los colegas.

Como en otros recursos, se debe dedicar tiempo a detallar las instrucciones y a socializar el esquema de calificaciones, de forma de dar retroalimentación sobre todos los componentes del e-portfolio.

De ser posible, es aconsejable dar libertad al estudiante para que presente sus trabajos en diferentes formatos –como ser PDF, páginas web o presentaciones–.

e) Otros recursos para la evaluación en línea

  • Mapa de conceptos o mapa mental: refiere a la creación de mapas digitales, que conecten varios conceptos del curso entre sí y con otros conocimientos.
  • Proyectos de medios digitales: los estudiantes presentan el trabajo del curso en forma de medios digitales, en lugar de enviar un trabajo escrito.
  • Carteles digitales o infografías: cartel académico creado y presentado en un ordenador. Pueden incluir elementos interactivos o enlaces a fuentes en línea.
  • Escritura reflexiva, diario o blogging: asignaciones escritas cortas, que reflejan las experiencias y el aprendizaje, a menudo guiadas por una pregunta o tema central.
  • Proyectos de investigación: grandes tareas en las que los estudiantes tienen como objetivo responder a una pregunta de investigación, para probar o no una hipótesis.
  • Actividades de simulación o laboratorios virtuales: actividades en línea que modelan escenarios del mundo real, donde los estudiantes deben completar tareas o resolver problemas relacionados con el contenido del curso.
  • Tablas DAFO/FODA: técnica para analizar situaciones, que requieren la ponderación del contexto y el aporte de visiones, en un entorno determinado.
  • Presentaciones colaborativas en línea: herramientas que pueden utilizarse para la edición colaborativa y que permiten un rastreo de la intervención de cada uno de los miembros del equipo de trabajo.

¿Cómo puede comprobar el docente el diseño de la evaluación?

Para finalizar, se propone una lista de verificación –basada en el trabajo de Gikadi (2010)– con la finalidad de que los docentes puedan comprobar si el diseño de la evaluación realizada sigue los criterios propuestos por la academia, para la aplicación en línea.

Las actividades:    CUMPLEN  NO CUMPLEN
1. Son auténticas –relevantes y significativas para las experiencias y situaciones reales– y están integradas al proceso de enseñanza y aprendizaje, por lo que involucran activamente a los estudiantes.    
2. Involucran y apoyan a los estudiantes en la construcción de conocimientos significativos, aplicados a partir de experiencias y conocimientos previos.    
3. Proveen a los estudiantes de oportunidades para construir conocimientos en una comunidad de aprendizaje en línea.    
4. Están acompañadas de oportunidades para brindar comentarios formativamente útiles, continuos y oportunos.    
5. Son planteadas conjuntamente con criterios de evaluación analíticos y transparentes, que ayuden a comprender el nivel esperado de logros.     
6. Crean oportunidades de reflexión significativas sobre los propios procesos y resultados de aprendizaje.    
7. Proporcionan oportunidades para la documentación y el seguimiento continuo de los estudiantes, así como de su progreso a lo largo del curso.    
8. Promueven la comprensión compartida de las metas de aprendizaje y los requisitos de evaluación, la participación activa y la comunidad de aprendizaje.    
9. Involucran a los estudiantes en múltiples funciones, en especial, en la toma de decisiones para realizar la actividad, proponer y aplicar rúbricas y proporcionar comentarios de retroalimentación a sus pares.    
10. Son flexibles y dan espacio a múltiples enfoques y soluciones, que proporcionen oportunidades para demostrar comprensión y competencias para el aprendizaje autónomo.    


Para profundizar sobre este tema ver también:

Accedé al resumen en video de La e-evaluación: similitudes y diferencias entre la presencialidad y la distancia

Centro de Actualización en la Enseñanza Superior

Es un espacio para apoyar a los docentes de la Universidad ORT Uruguay, a mejorar la calidad de la enseñanza que imparten.

Ofrece formación permanente, a través de seminarios y talleres gratuitos, a todos aquellos que estén interesados en ampliar su potencial de enseñanza.

Aulas

Canal de Youtube

Bibliotecas

Formación de Formadores

Desarrollo de capacidades de planificación, implementación y evaluación de la formación.