Universidad ORT Uruguay

Proyecto de Mejora de la Enseñanza en Línea

volver

Fichas prácticas para la docencia en línea

La autoevaluación

Clasificación

EVALUAR

  • Duración Corta
  • Dificultad Baja
  • Participantes Estudiantes

Claves para el éxito

  • La autoevaluación contribuye a la autorreflexión, permite mejorar el proceso de aprendizaje y el proceso de enseñanza, desarrolla la metacognición de los estudiantes, mejora los desempeños, tiene el potencial de aumentar la motivación y, lo que es más importante, fomenta la autodeterminación y consolida la autonomía de los estudiantes.
  • Para recoger información de la autoevaluación de los estudiantes también pueden utilizarse las herramientas de creación de encuestas.
  • Asimismo, también es posible usar herramientas de generación de contenidos en forma colectiva. Por ejemplo, Google Docs.

La autoevaluación es una oportunidad de aprendizaje más. Cuando reflexionamos en torno a lo que hemos aprendido y cómo lo hemos hecho, estamos movilizando lo que comprendemos. Asimismo, por medio de esta información, podemos reforzar lo necesario para lograr los aprendizajes.

En el medio virtual, desarrollar y mantener este tipo de actividades redunda en que los estudiantes se puedan concentrar en mejorar sus desempeños, con el apoyo de sus pares, del docente y de la tecnología.

¿Qué puedo hacer?

Algunas técnicas de autoevaluación:

  1. Cuadernos bitácora: se trata de cuadernos en los cuales, luego de un desempeño complejo específico, los estudiantes completan con un comentario reflexivo respecto a su ejecución. Este comentario puede incluir contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales. Resulta de importancia ya que ayuda a esclarecer los logros y demarcar áreas de mejora. Se recomienda que el docente o los pares realicen devoluciones a los comentarios reflexivos de estos cuadernos.
  2. Fichas de autodevolución rápida: consisten en fichas que los estudiantes completan una vez finalizada una tarea de desempeño. Incluyen pautas sobre qué reflexionar, tal como aparecen en el siguiente ejemplo:
    ¿Qué hice? ¿Qué sabía? ¿Cómo lo he ido aprendiendo? ¿Qué sé ahora que no sabía antes?

  3. Planes semanales de desempeño: se trata de una ficha en la cual, al comienzo de la semana, el estudiante se plantea hasta tres metas a conseguir y, luego, establece un calendario de acciones tendientes a alcanzar dichas metas. Los planes se autoevalúan al finalizar la semana.
  4. Instrumentos elaborados por el docente: consisten en rúbricas, listas de cotejo o escalas de apreciación –elaboradas por el docente–, en las cuales los criterios de desempeño están claramente identificados. Se sugiere establecer una escala de cuatro ítems (al menos e, incluso, en las listas de cotejo).
  5. Portafolios de proceso: son portafolios desarrollados en lapsos cortos (un mes, una unidad, un módulo). Tienen las mismas características del portafolio estándar, pero la recogida y la sistematización de los datos es más acotada –la misma se realiza a partir de estándares previamente determinados y públicos–.
  6. Escalas de valoración de actitudes: se trata de instrumentos similares a una lista de cotejo, que miden la disposición (a favor o en contra) del estudiante hacia un desempeño en particular. Se sugiere aquí también contar con al menos cuatro ítems en la escala.
  7. La diana de evaluación: este instrumento permite, a partir de un organizador gráfico de círculos concéntricos, generar una escala de desempeño (que comienza en el 0 en el centro del gráfico y finaliza en el número correspondiente al círculo exterior). A través de una serie de criterios a evaluar, es posible proporcionar –individualmente o en forma grupal– un mapeo del progreso de los estudiantes, en relación a los estándares esperados.
    Se trata de un instrumento muy visual y participativo. Se recomienda utilizar entre tres y seis círculos concéntricos (preferentemente, un número par).
    Asimismo, se sugiere emplear diferentes colores para cada sesión de autoevaluación. De esa forma, se puede utilizar el instrumento a lo largo del curso y obtener una visión longitudinal del desempeño de los estudiantes.
  8. El diario de aprendizaje: se trata de un instrumento de autoevaluación en el cual los estudiantes reflexionan en torno a diferentes aspectos de su aprendizaje y a cómo los mismos han impactado en su proceso hasta el momento.

Para saber más

Flecha apuntando hacia arriba